Los materiales y productos que utilizamos en la construcción de nuestras viviendas son naturales. Madera, aislamientos y pinturas, todo ello, junto con una instalación eléctrica eficiente y un sistema de renovación de aire de alta eficiencia, nos permite disfrutar de un hogar saludable.